Saltar al contenido
Información sobre tanatorios de España

Desde Infotanatorio te asistiremos a que aprendas a las DIFERENCIAS entre HEREDEROS y LEGATARIOS con está práctica GUÍA ✅

Los dos heredan recursos y son nombrados en testamento, pero las semejanzas no van considerablemente más allí. Las diferencias entre herederos y legatarios son varias y manifiestas, por lo que es conveniente repasarlas tanto si piensas hacer testamento como si tienes la condición de heredero o legatario. Tener información te va a ayudar a hacer servir tus derechos.

Qué es una herencia

Antes de argumentar con aspecto la diferencia entre heredero y legatario, es conveniente saber qué es una herencia. Se acostumbra relacionar con algo positivo por el incremento del patrimonio propio, pero no siempre es de esta manera. Y es que una herencia reúne la integridad de los recursos derechos y obligaciones de una persona que ha fallecido, y que no se extinguen cuando muere.

La herencia tiene tres tercios fundamentales, según apunta el Código Civil español: la lícita, la optimización y la libre predisposición. La lícita corresponde a los herederos lícitos o forzosos, la optimización se puede emplear para favorecer a un hijo o descendiente y con el tercio de libre predisposición se pueden contar con recursos a algún persona, sea o no de la familia.

Además de esto, la herencia puede ser testada o intestada. En el primer caso, va a haber testamento que disponga de qué forma queda el reparto de recursos y derechos entre herederos y legatarios. En el segundo caso, el de la herencia intestada, no hay testamento. Y, por lo tanto, tampoco va a haber legatarios.

Qué es un heredero y cuáles son sus derechos

El heredero es la persona beneficiaria de una herencia. Era pertinente nombrar los tercios de una herencia para resaltar la figura del heredero legítimo, que es a quien corresponde por ley el tercio de lícita y, si el fallecido no ha dejado preparado otra cosa, asimismo el de optimización (lícita extendida) y el de libre predisposición.

Ofrecemos todo un articulo al reparto de la herencia que te invitamos a revisar, pero los herederos lícitos van a ser los únicos en el caso de que no haya testamento. Charlamos de hijos y descendientes, padres y ascendentes y viudo/a, además de esto de otros colaterales que tengan la posibilidad de entrar a herencia si no hubiese ninguno de los precedentes. En caso de haber solo uno, va a ser el heredero universal.

En el caso de que sí haya herencia, además de esto de los herederos forzosos o legitimarios pueden manifestarse asimismo los voluntarios. Dispondrán de los recursos que el testador les haya asignado, y no tienen que ser de la familia.

Por ejemplo cuestiones importantes, debemos añadir que un heredero lo es de forma sin límites, de forma que responde asimismo por las deudas del difunto con los recursos heredados y su patrimonio. Para eludir esto último, se puede aceptar la herencia a beneficio de inventario, por lo que se saldarán estas hasta donde lleguen los recursos heredados y entonces se va a percibir el sobrante.

¿Qué es un legado en el testamento?

El legado es una predisposición de que la que alguien puede hacer empleo para dejar un bien o derecho preciso a unas o múltiples personas. Puede tratarse de alguien de la familia o no.

Quien lo recibe es el legatario, y para seguir es preciso hacer testamento. De lo contrario, los únicos que van a recibir recursos van a ser los herederos forzosos. En verdad, aun habiendo testamento siempre se tienen que respetar los derechos de los herederos legitimarios, a los que protege la ley. De lo contrario, pueden impugnar el testamento.

Qué es un legitimario o legatario

Legitimario y legatario no son términos sinónimos. El legitimario es la persona que tiene derecho a lícita. Se le llama asimismo heredero obligatorio y ya mencionamos que ingresa al tercio de lícita, como mínimo, y asimismo al de optimización y al de libre predisposición en caso de que no haya testamento o que de esta forma figure en este.

El legatario, por su parte, es el sustituto de un bien a título especial, lo que desea decir que no responde frente las deudas del testador. Hete aquí la primera diferencia entre las dos figuras, y una de las más esenciales. Puede ser nombrada algún persona y puede recibir algún bien, siempre que no perjudique los derechos de los legitimarios protegidos por ley.

Los recursos que le fueron dejados en legado pueden estar sujetos a condición (oneroso), pero profundizamos en esto más adelante al emprender las diferencias entre herederos y legatarios.

Diferencias entre herederos y legatarios

La diferencia entre heredero y legatario bebe del Derecho primitivo de roma. En la Ley de las XII Tablas se daba una independencia prácticamente sin límites de testar, pero entonces tal independencia se fue recortando pausadamente para ingresar los legados, donaciones y desheredación.

Más allí de la historia, suponemos favorable comprobar las primordiales diferencias entre herederos y legatarios.

La designación

Los herederos pueden ser legales o voluntarios, en relación de lo que se haya predeterminado en testamento y de si hay testamento o no. Como pasa con los voluntarios, que entran a la herencia a través de el tercio de libre designación, el legatario asimismo es designado por intención del testador. No hay ley que le fuerce a dejar esos recursos en legado a las personas que nombra, como sí pasa con las herederos forzosos a los que la ley resguarda.

La condición y responsabilidades

Distinguimos entre y tambiénl título universal y el especial. El primero corresponde a los herederos, que reciben la titularidad de los recursos, los derechos y son causantes frente las deudas. El segundo corresponde al legatario, que solo recibe recursos en legado y no tiene que contestar frente las deudas.

En cuanto a las responsabilidades fiscales, los dos aceptan el Impuesto de sucesiones proporcionalmente.

Oportunidad de aceptación o renuncia

El heredero tiene que aceptar la herencia para poder recibirla, mientras que que el legatario puede recibirla sin que tenga que admitirla primero. Los dos pueden rechazarla.

Ninguno de los 2 puede hacer una renuncia parcial, si bien el legatario tiene más margen si charlamos de más de un bien. Y es que, en su caso, el bien puede estar sujeto a condición. Supongamos, por ejemplo, que un padre desea dejar a su hija participaciones en la compañía a cambio de que concluya sus estudios. No puede renunciar a llevarlo a cabo si desea recibir las participaciones.

Esto último es lo que se conoce como legado oneroso: se impone una carga u obligación para su distribución y disfrute. Lo opuesto es el legado gratis, que no tiene condiciones. Si al legatario le fueron dejados 2 recursos iguales, sean onerosos o gratis, puede aceptar uno y negar el otro. Pero si los legados son de diferente naturaleza (uno oneroso y otro gratis), no va a poder renunciar a uno.

En todo caso, lo que rechace un heredero va a pasar a ser parte del caudal de los herederos lícitos. Lo que rechace el legatario va a aumentar la masa hereditaria total.

Recepción de recursos

Son los herederos los que entregan el legado al legatario, o bien el albacea, sin obligación de autorización. Los herederos, en cambio, no tienen que aguardar a que alguien les otorgue sus recursos, sin perjuicio de las obligaciones fiscales que deban acometer, y por las que asimismo se puede ver perjudicado el legatario.

¿Qué es mejor: ser heredero o legatario?

Vista la diferencia entre heredero y legatario en España, puede aparecer la pregunta de qué es mejor. Es pertinente de cara a realizar un testamento que se ajuste lo máximo viable a la intención del testador, si bien para asegurarse siempre es favorable preguntar al/la notario/a o los/as abogados/as.

A priori, es mejor ser heredero porque está protegido por ley (los lícitos), y le corresponderán recursos sí o sí a no ser que haya sido desheredado. La desventaja primordial es la condición de universal que le insta a ser responsable asimismo frente las deudas, si bien estas se pueden saldar recurriendo al beneficio de inventario.

Por otra parte, es mejor ser legatario porque se responde a título especial, sin que su nombre figure frente los probables acreedores. Además de esto, puede renunciar a un bien cuando haya varios, de esta forma como homogeneidad entre onerosos y gratis.

No obstante, no conseguirá el bien sin condiciones como les va a suceder a los herederos forzosos, ya que es viable que se trate de legado oneroso y tenga que llevar a término lo preparado por el testador para recibir el bien. Además de esto, puede quedarse sin recursos si algún entusiasmado impugna el testamento por estimar que no respeta la lícita, y debe aguardar a que el heredero se lo otorgue.

Como es natural es mejor ser legatario cuando un testador lega un bien de bastante valor (material o inmaterial) y tiene deudas cuyos acreedores no le demandarán abonar. Pero es mejor ser heredero cuando la masa hereditaria es copiosa y no hay deudas. Cuando menos, a priori. En todo caso, no hay por qué seleccionar a la hora de redactar testamento: una persona puede ser heredero y legatario al mismo tiempo, y renunciar a la herencia no tiene que implicar renunciar asimismo a legado.

Con todo, aguardamos haber aclarado ciertas inquietudes sobre las dos figuras, tanto a la hora de proponerse la redacción del testamento como si de lo que se trata es de hacer servir tus derechos. Lo importan es que quede claro que herederos y legatarios no son lo mismo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad